Lingotes de oro adulterado

Lingotes de oro adulterado

El oro es un metal precioso que históricamente ha sido atractivo para los ojos del ser humano, desde tiempos del imperio romano este brillante y codiciado metal es utilizado para la fabricación o acuñación  de monedas.

En los ámbitos económicos el oro es el refugio de los inversores cuando los mercados están fluctuando demasiado y generan inseguridad, en el momento que  se avecina la crisis las personas prefieren tener algo sólido que no vaya a perder su valor si el mercado se desploma, algo como un lingote de oro.

Foto de: Las provincias

En tiempos recientes con los conflictos geopolíticos, la volatilidad de los mercados, y la poca confianza en los portafolios de divisas y acciones,  ha causado que la demanda de los commodities se vea  aumentada, llegando a costar  alrededor de 1800 dólares la onza de oro; numerosos estafadores  alrededor del mundo han visto esto como una oportunidad  aprovechado para falsificar lingotes e introducirlos en estos jugosos mercados y blanquear dinero proveniente de actividades ilícitas.

La técnica que están utilizando estos criminales para realizar contrabando y blanquear este oro adulterado es cubrir una barra de tungsteno con una lámina de oro y ponerle el sello de una prestigiosa firma con un número de serie falso. El tungsteno o también conocido como wolframio es un metal de color plateado que cuesta alrededor de 1 dolar la onza,  tiene una densidad de 19,25 gr/cm3, muy similar a la del oro, que es de 19,3 gr/cm3, consiguiendo engañar de manera sutil a los instrumentos de comprobación de autenticidad que se basan en medir la densidad del lingote.

Foto de: AFP

Un caso muy sonado fue cuando en 2012 en Nueva York , Ibrahim Fadl un respetado comerciante escuchó los rumores de la introducción de lingotes falsos al mercado, por lo tanto procedió a perforar un lingote de “oro” de la firma de la refinería suiza PAMP ( Produits Artistiques Métaux Précieux), su sorpresa fue mayúscula cuando uno de los lingotes de 10 onzas, comprado en más de 18.000 dólares presentaba un núcleo grisáceo, el cual confirmaban sus temores, el lingote era una falsificación de tungsteno.

Estos lingotes falsos han llegaron a engañar grandes compañías y distribuidores con amplia trayectoria, desacreditando el valor del oro e infundiendo temor en los inversionistas; actualmente se utiliza tecnología de punta como ultrasonido, escáneres de rayos X, y chips de verificación similares a los que llevan los pasaportes casi imperceptibles, pero en caso de dudas, siempre se puede recurrir a la vieja técnica de:  partir el lingote a la mitad.

Con información de:  oroyfinanzas

Síguenos